Archive for the Tigüigüe Category

Lorenzo Domiciano Baez (Tigüigüe)

Posted in Tigüigüe on septiembre 14, 2008 by niliar

    Un hombre Virtuoso no es aquel que posee habilidades, talentos, valores y educación y lo utiliza para su propio beneficio, si no aquel que aprovecha todas sus capacidades para ayudar a sus prójimos, buscando como único agradecimiento el bienestar de su comunidad. Fueron todas estas acciones las que le otorgan a Lorenzo Domiciano Báez el que hoy por hoy sea reconocido y recordado como un hombre excepcional, caballeroso, amigo solidario, colaborador y sobre todo amante de su familia, un buen padre y excelente ser humano.

    El Municipio Ortiz esta constituido por varias parroquias y pequeños caseríos, cada uno de ellos posee características distintivas en cuanto a su forma de vida y sociedad.

   Una comunidad se le identifica por sus costumbres, tradiciones y habitantes. Al caserío de Tigüigüe se le reconoce por ser una sociedad pujante y luchadora ante cualquier adversidad que se le presenta. Sus habitantes en gran mayoría son todas familias.

   De igual forma, se a dado a conocer gracias a sus diversas personalidades, quienes con su forma de vida y trayectoria han forjado la historia de esta comunidad.

   Es allí en medio de todo este escenario donde se desarrolló la vida de un personaje, quien se convirtió en valuarte histórico y el cual ha dejado mucho de sí en cada rincón de este pequeño pero significativo caserío.

   El señor Lorenzo Domiciano Báez fue un personaje muy apreciado y reconocido en este caserío y en todo el municipio Ortiz debido a su digna y ejemplar trayectoria de vida, en donde los valores, la educación, la caballerosidad, el amor al prójimo y su inagotable espíritu de lucha y bondad, fueron su mejor estandarte y tarjeta de presentación.

   Es por ello que hoy por hoy se rinde honor a quien honor merece por ser un ejemplo a seguir para quienes lo conocimos y para quienes no. Les presentamos parte de una bella historia de un ser humilde pero rico en nobleza y bondad.

Ilustre Valuarte de mi Región

Caballero y Amigo Solidario

(Lorenzo Domiciano Báez)

 

    Seria un día del mes de agosto específicamente el 10 del año 1926 en el caserío de cumbito, cuando viniese a este mundo un niño, el cual llevaría por nombre: Lorenzo Domiciano Báez en honor a su Santo patrono San Lorenzo pues este nació ese mismo día.

    Lorenzo Domiciano Báez como lo registra su partida de nacimiento era hijo de doña Ramona Báez y don Felipe Peña quienes mantenían una hermosa unión familiar, en donde reinaba la humildad, los valores y las buenas costumbres.

    Su niñez y adolescencia la pasó al lado de sus padres y hermanos siguiendo los buenos ejemplos que ellos le brindaron para poder llegar a ser lo que fue un hombre honesto, solidario, trabajador, caballeroso y luchador social.

    Por muchos años vivió en cumbito trabajando la tierra y el ganado pues allí tenía sus conucos y sus animales, así mismo la mayoría de sus familiares eran todos oriundos de esa comunidad

    Seria pues para el año 1963 cuando decidiese irse a vivir a la población de tigüigüe, para comenzar con una nueva etapa en su vida, empezó trabajando como bombero en la gasolinera de Dos Caminos, en donde por cosas del destino un día común y cualquiera se encontró una cajita con una bebe adentro y sin pensarlo 2 veces la tomó entre sus brazos y se la llevó para su casa donde la crió junto con su esposa Doña Ambrosia Ascanio y sus otros hijos, sin mostrar ningún tipo de distinción, pues hijos propios eran 5 tuvo 8 de crianza por parte de su señora y otros que el asumió como suyos.

    Lorenzo Domiciano Báez o “señor Domiciano” como la gente lo conocía, siempre estuvo a la orden de quien lo necesitase, prestó a colaborar sin ningún tipo de interés alguno, solo el del beneficio de su pueblo.

    Cuando se establece por completo en la comunidad de Tigüigüe, le arrenda al señor Isidoro Sarmiento lo que se conoce como “la taguara de rancho grande”(Lugar donde se dio origen al famoso cuento de “El Tirano y su Encuentro con la Sayona”), que para su época era la única pulpería que existía en la zona, y donde se podía encontrar todo tipo de alimentos e implementos para el trabajo que se necesitan.

    Así mismo es el quien inaugura el primer club del pueblo y siempre en busca de los mejores beneficios para la comunidad. Incursiona en el mundo de la política logrando ser concejal suplente del señor Antonio Rodríguez, por el partido de COPEI, pues el era dirigente activo de este partido tanto así que hasta su casa la pintaba de verde.

    Luego de llegar a la alcaldía como concejal, comienza con una nueva lucha el lograr adjuridicarle viviendas dignas a los pobladores a su vez logró diversas obras como la construcción de la plaza y el dispensario, fue así como comienza parte del crecimiento y desarrollo de esta histórica comunidad.

    El señor Domiciano era un luchador por mantener la unión, la solidaridad, el respeto y el amor entre la gente del pueblo, muestra de ello es que cuando alguien se enfermaba o moría y no tenían como pagar era el quien asumía esa responsabilidad sin importar quien fuese en involucraba al resto de la gente para que hiciese lo mismo.

    Su vida y sus bienes fueron instrumento de ayuda social para toda la comunidad, nunca se escucho en voz de Domiciano Báez un “no puedo” al contrario siempre trataba de resolver los problemas que aquejaban a su parroquia.

Anuncios

"El Tirano y su Encuentro con la Sayona" (Tigüigüe)

Posted in Tigüigüe on junio 25, 2008 by niliar

Este cuento se origino hace unos 23 años aproximadamente, es decir a mediados del año 1985 en el Municipio Ortiz específicamente en el caserío de Tigüigüe.

Sucedió un día sábado del mes de mayo, del año 1985, cuando el señor José Funez, apodado en ese tiempo como el “Tirano de Río Negro” y “El Catire Funez”, estaba en una fiesta llanera en “Rancho Grande” Que pertenecía a la familia Ascanio. Este lugar funcionaba como bodega, donde los habitantes realizaban sus compras de la casa, además en rancho grande se vendía todo tipo de licor y realizaban fiestas llaneras los fines de semana con Arpa, Cuatro y Maracas.

Eran las 11:00 p.m. y el tirano estaba bailando y enamorando a todas las mujeres del lugar, siendo este casado con la señora María Perez, nacida en Guarumen (antiguo caserío ubicado muy al este de lo que ahora es Tigüigüe), y se mudó a los cinco años de edad a la comunidad.

María Perez se encontraba en su casa preocupada, porque el tirano no llegaba a la casa mientras que el se encontraba en la fiesta haciendo de las suyas, con todas las mujeres bonitas que se topaban con el. Pasó media hora y el tirano baila que baila joropo con las muchachas del pueblo.

Mientras se encontraba bailando, observó que un hombre se le acercó a una de las muchachas que el enamoraba. Sostuvo una discusión con dicho hombre. Esto hizo que la fiesta se acabara.

El tirano molesto decidió largarse a su casa, a eso de las 12:30 am. En el camino se encuentra con su compadre; que le pregunta de donde viene y el molesto le dice:

_De “Rancho Grande”.

_Y eso ¿Por qué termino la fiesta tan temprano?

_Porque tuve una discusión con un hombre que pretendía enamorarme a ¡mi negra!

_Pero ¿Su muje’ no esta en su casa pues?

_Bueno compadre usted sabe como es. Por nada me dicen el tirano de Río Negro, porque ninguna muje’ se me resiste. Y para que sepan ¡Aquí hay Catire Funez pa’ todas las mujeres!

_Bueno compadre lo dejo porque ya es muy tarde, pero mire, por hay se corre, que por ese camino, por hay mismito por donde usted va sale la mismita sayona.

_No compadre yo no creo en eso. Y si me sale esa bicha, la enamoro.

A poco rato de haber hablado con su compadre el tirano continúa camino a su casa.

Cuando el tirano llega a la entrada de Lucinda (actualmente conocida como la entrada de Guarumen). Nota que en dicha entrada se encuentra una hermosa mujer, catira, de largo cabello rubio, vestida de blanco, que se dirige hacia el, lo abraza. Esta le pregunta, que para donde va; a lo que el le responde para mi casa.

Continuaron abrazados hasta llegar al falso para entrar a la parcela donde vivían. El la suelta para abrir el falso, en ese instante siente que le toca la mano, este voltea y se asusta al ver que ella se encontraba muy retirada para tocarlo. En ese momento supo que no era normal y sigue caminando, pero esta vez orando muy asustado, pero no resultaba.

El tirano muy asustado corría para llegar a su casa y oía los espantosos gritos de la mujer cerca de su oído, cada vez con más fuerza, volteaba para los lados y no veía nada, en un instante voltea y ve su horrible cara cerca de la del que parecía al mismo demonio. Esto hace que el se asuste aún más, comienza a gritar despavorido. Para suerte de el ya se encontraba cerca de su casa y pidió ayuda.

María Perez que estaba despierta, oyó los gritos del tirano y junto con sus hijos salió a ayudarlo. Llego llorando a la casa, atormentado por los gritos del espanto, todos le preguntaron ¿que le pasaba?, y les dijo llorando que la sayona lo venia siguiendo. María Perez por sus conocimientos acerca de estas cosas le puso unas tijeras en forma de cruz y otra con palos de leña, sus hijos lo metieron dentro de la casa, pero el le grita a su esposa:

_ ¡Hay esta María… Hay esta!

Porque la veía parada en la puerta de la casa pero ni sus hijos ni si esposa la veían.

Luego se tranquilizó, pero duró más de una semana sin poder dormir, asustado. La cruz de tijera y la de leña se la colocaban debajo de donde dormía para protegerlo del espanto que por ser tan mujeriego y machista lo atormentó en aquella noche. Aún este espanto aparece en la famosa entrada de lucinda esperando que otro hombre como el tirano mujeriego y machista caiga en sus manos.